TRASTORNO DE ESTRÉS POSTRAUMÁTICO (TEPT)

el TEPT requiere un tratamiento psicológico que afecta a casi la totalidad de las esferas de la persona

Las cosas que más tememos
ya nos han ocurrido en la vida

Robin Williams



El Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) es la patología asociada a vivir una experiencia traumática por parte de una persona, de forma imprevista, sin posibilidad de prepararse para el suceso. El TEPT puede desarrollarlo tanto la persona inmersa en la situación traumática como aquellos que lo viven de cerca.

El Estrés Postraumático tiene unas características de ansiedad extrema, con sensación de revivir el momento (muchas veces con pesadillas), estado disociativo de la realidad, frecuentes sobresaltos, miedos diversos y depresión.

El tratamiento del TEPT consta de varias fases, y el objetivo es la superación del trauma.



ARTÍCULOS RELACIONADOS































QUÉ ES EL TRASTORNO POR ESTRÉS POSTRAUMÁTICO


Estrés Traumático:


Cuando el individuo ha experimentado, ha presenciado o se ha enterado de “acontecimientos caracterizados por muertes o amenazas para su integridad física o la de los demás, y la persona ha respondido con un temor, una desesperanza o un horror intensos.” y como resultado de ello experimenta además tres clases de síntomas: 

  • reexperimentación del hecho traumático 
  • evitación y de embotamiento psíquico 
  • hiperactivación (hyperarousal)

CRITERIOS TEP DSM V

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS TRASTORNO DE ESTRÉS POSTRAUMÁTICO DSM-V


A. Exposición a la muerte, lesión grave o violencia sexual, ya sea real o amenaza, en una (o más) de las formas siguientes:

1. Experiencia directa del suceso traumático.

2. Presencia directa del suceso ocurrido a otros.

3. Conocimiento de que el suceso traumático ha ocurrido a un familiar próximo o a un amigo íntimo. En los casos de amenaza o realidad de muerte de un familiar o amigo, el suceso ha de haber sido violento o accidental.

4. Exposición repetida o extrema a detalles repulsivos del suceso traumático (como socorristas que recogen restos humano, policías repetidamente expuestos a detalles del maltrato infantil).

Nota: El Criterio A4 no se aplica a la exposición a través de medios electrónicos, televisión, películas o fotografías, a menos que esta exposición esté relacionada con el trabajo.

B. Presencia de uno (o más) de los síntomas de intrusión siguientes asociados al suceso  traumático, que comienza después del suceso traumático:

1. Recuerdos angustiosos recurrentes, involuntarios e intrusivos del suceso traumático.

Nota: En los niños mayores de 6 años, se pueden producir juegos repetitivos en los que se expresen temas o aspectos del suceso.

2. Sueños angustiosos recurrentes en los que el contenido y/o el afecto del sueño está relacionado con el suceso.

Nota: En los niños, pueden existir sueños aterradores sin contenido reconocible.

3. Reacciones disociatívas (como escenas retrospectivas) en las que el sujeto siente o actúa como si se repitiera el suceso. (Estas reacciones se pueden producir de forma continua, y la expresión más extrema es una pérdida completa de conciencia del entorno presente.)

Nota: En los niños, la representación específica del trauma puede tener lugar en el juego.

4. Malestar psicológico intenso o prolongado al exponerse a factores internos o externos que simbolizan o se parecen a un aspecto del suceso.

5. Reacciones fisiológicas intensas a factores internos o externos que simbolizan o se parecen a un aspecto del suceso.

C. Evitación persistente de estímulos asociados al suceso traumático, que comienza tras el suceso, como se pone de manifiesto por una o las dos características siguientes:

1. Evitación o esfuerzos para evitar recuerdos, pensamientos o sentimientos angustiosos acerca o estrechamente asociados al suceso.

2. Evitación o esfuerzos para evitar recordatorios externos (personas, lugares, conversaciones, actividades, objetos, situaciones) que despiertan recuerdos, pensamientos o sentimientos angustiosos acerca o estrechamente asociados al suceso.

D. Alteraciones negativas cognitivas y del estado de ánimo asociadas al suceso, que comienzan o empeoran después del suceso traumático, como se pone de manifiesto por dos (o más) de las características siguientes:

1. Incapacidad de recordar un aspecto importante del suceso (debido típicamente a amnesia disociativa y no a otros factores como una lesión cerebral, alcohol o drogas).

2. Creencias o expectativas negativas persistentes y exageradas sobre uno mismo, los demás  o el mundo (como: "Estoy mal", "No puedo confiar en nadie", "El mundo es muy peligroso", "Tengo los nervios destrozados").

3. Percepción distorsionada persistente de la causa o las consecuencias del suceso que hace que el individuo se acuse a sí mismo o a los demás.

4. Estado emocional negativo persistente (como miedo, terror, enfado, culpa o vergüenza).

5. Disminución importante del interés o la participación en actividades significativas.

6. Sentimiento de desapego o extrañamiento de los demás.

7. Incapacidad persistente de experimentar emociones positivas (como felicidad, satisfacción o sentimientos amorosos).

E. Alteración importante de la alerta y reactividad asociada al suceso traumático, que comienza o empeora después del suceso,  como se pone de manifiesto por dos (o más) de las características siguientes:

1. Comportamiento irritable y arrebatos de furia (con poca o ninguna provocación) que se expresan típicamente como agresión verbal o física contra personas u objetos.

2. Comportamiento imprudente o autodestructivo.
3. Hipervigilancia.

4. Respuesta de sobresalto exagerada.

5. Problemas de concentración.

6. Alteración del sueño (dificultad para conciliar o continuar el sueño, o sueño inquieto).

E La duración de la alteración (Criterios B, C, D y E) es superior a un mes.

G. La alteración causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

H. La alteración no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (como medicamento, alcohol) o a otra afección médica.

Especificar si:

Con síntomas disociativos: Los síntomas cumplen los criterios para el trastorno de estrés pos-traumático y, además, en respuesta al factor de estrés, el individuo experimenta síntomas persistentes o recurrentes de una de las características siguientes:

1. Despersonalización: Experiencia persistente o recurrente de un sentimiento de desapego y como si uno mismo fuera un observador externo del propio proceso mental o corporal (como si se soñara, sentido de irrealidad de uno mismo o del propio cuerpo, o de que el tiempo pasa despacio).

2. Desrealización: Experiencia persistente o recurrente de irrealidad del entorno (el mundo alrededor del individuo se experimenta como irreal, como en un sueño, distante o distorsionado).

Nota: Para utilizar este subtipo, los síntomas disociativos no se han de poder atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (desvanecimiento, comportamiento durante la intoxicación alcohólica) u otra afección médica  (epilepsia parcial compleja).

Especificar si:

Con expresión retardada: Si la totalidad de los criterios diagnósticos no se cumplen hasta al menos seis meses después del acontecimiento (aunque el inicio y la expresión de algunos síntomas puedan ser inmediatos).






Fuente: Asociación Americana de Psiquiatría, Manual diagnóstico y estadístico de los tras-tornos mentales (DSM-5®), 5a Ed. Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría, 2014.











DIAGNÓSTICO TETP EN NIÑOS MENORES DE 6 AÑOS

A. En niños menores de 6 años, exposición a la muerte, lesión grave o violencia sexual, ya sea real o amenaza, en una (o más) de las formas siguientes:

1. Experiencia directa del suceso traumático.
2. Presencia directa del suceso ocurrido a otros, especialmente a los cuidadores primarios.

Nota: No incluye sucesos que solamente se han visto en medios electrónicos, televisión, películas o fotografías.

3. Conocimiento de que el suceso traumático ha ocurrido a uno de los padres o cuidadores.

B. Presencia de uno (o más) de los síntomas de intrusión siguientes asociados al suceso traumático, que comienzan después del suceso:

1. Recuerdos angustiosos recurrentes, involuntarios e intrusivos del suceso

Nota: Los recuerdos espontáneos e intrusivos pueden no ser necesariamente angustiosos y se pueden expresar como recreación en el juego.

2. Sueños angustiosos recurrentes en los que el contenido y/o el afecto del sueño está relacionado con el suceso.

Nota: Puede resultar imposible determinar que el contenido aterrador está relacionado con el suceso traumático.

3. Reacciones disociativas (como escenas retrospectivas) en las que el niño siente o actúa como si se repitiera el suceso. (Estas reacciones se pueden producir de forma continua, y la expresión más extrema es una pérdida completa de conciencia del entorno presente.) La representación específica del trauma puede tener lugar en el juego.

4. Malestar psicológico intenso o prolongado al exponerse a factores internos o externos que simbolizan o se parecen a un aspecto del suceso.

5. Reacciones fisiológicas importantes a los recordatorios del suceso.

C. Ha de estar presente uno (o más) de los síntomas siguientes, que representan evitación persistente de los estímulos asociados al suceso o alteración cognitiva y del estado de ánimo asociada al suceso traumático, que comienza o empeora después del suceso:

Evitación persistente de los estímulos
1. Evitación o esfuerzos para evitar actividades, lugares o recordatorios físicos que despiertan el recuerdo del suceso.

2. Evitación o esfuerzos para evitar personas, conversaciones o situaciones interpersonales que despiertan el recuerdo del suceso.

Alteración cognitiva

3. Aumento importante de la frecuencia de estados emocionales negativos (como miedo, culpa, tristeza, vergüenza, confusión).

4. Disminución importante del interés o la participación en actividades significativas, que incluye disminución del juego.

5. Comportamiento socialmente retraído.

6. Reducción persistente de la expresión de emociones positivas.

D. Alteración importante de la alerta y reactividad asociada al suceso, que comienza o empeora después del suceso, como se pone de manifiesto por dos (o más) de las características siguientes:

1. Comportamiento irritable y arrebatos de furia (con poca o ninguna provocación) que se expresa típicamente como agresión verbal o física contra personas u objetos (incluidas pataletas extremas).

2. Hipervigilancia.

3. Respuesta de sobresalto exagerada.

4. Problemas con concentración.

5. Alteración del sueño (dificultad para conciliar o continuar el sueño, o sueño inquieto).

E. La duración de la alteración es superior a un mes.

E La alteración causa malestar clínicamente significativo o problemas en la relación con los padres, hermanos, compañeros u otros cuidadores, o en el comportamiento en la escuela.

G. La alteración no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., medicamento o alcohol) u otra afección médica.

Especificar si:

Con síntomas disociativos: Los síntomas cumplen los criterios para el trastorno de estrés pos-traumático y el individuo experimenta síntomas persistentes o recurrentes de uno de los cuadros siguientes:
1. Despersonalización: Experiencia persistente o recurrente de un sentimiento de desapego, y como si uno mismo fuera un observador externo del propio proceso mental o corporal (p. ej., como si se soñara, sentido de irrealidad de uno mismo o del propio cuerpo, o de que el tiempo pasa despacio).

2. Desrealización: Experiencia persistente o recurrente de irrealidad del entorno (p. ej., el mundo alrededor del individuo se experimenta como irreal, como en un sueño, distante o distorsionado).

Nota: Para utilizar este subtipo, los síntomas disociativos no se han de poder atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (desvanecimiento) u otra afección médica (como la epilepsia parcial compleja).

Especificar si:
Con expresión retardada: Si la totalidad de los criterios diagnósticos no se cumplen hasta al menos seis meses después del acontecimiento (aunque el inicio y la expresión de algunos síntomas puedan ser inmediatos).



OBJETIVOS DE LA INTERVENCIÓN EN TEPT

objetivos terapeuticos en TEPT: reaprender las señales como no amenazantes




TÉCNICAS PARA TRABAJAR LOS SÍNTOMAS DEL TEP

algunas tecnicas empleadas en el trastorno de estres postraumatico
tratamiento de los flashbacks en TEPT
los miedos asociados al trauma del TEPT tienen técnicas especiales de tratamiento
una característica del TEPT son los sentimientos de culpa, que deben ser objeto de tratamiento

REACCIONES PSICOLÓGICAS TRAS UNA CATÁSTROFE


Las reacciones que presenta una persona ante un desastre pueden ser clasificadas como patológicas o normales atendiendo a criterios como:


1. La intensidad de los síntomas

2. Momento de aparición 

3. Duración de los síntomas

Existen diversas reacciones que suelen darse de forma cronológica tras la ocurrencia de un acontecimiento excepcionalmente estresante, que supone la presencia de un cambio vital significativo en el individuo. 


LOS PRIMEROS MINUTOS TRAS LA CATÁSTROFE

La primera reacción ante una situación catastrófica es de tipo instintiva y obedece a un reflejo de orientación. Este reflejo tiene un carácter marcadamente preparatorio ante una situación nueva y considerada peligrosa, y supone los siguientes cambios

En el ámbito fisiológico:

- Cambios en los ritmos bioeléctricos de la corteza cerebral

- Cambios en la actividad del sistema nervioso autónomo

- Cambios de tono en la musculatura esquelética

En el ámbito conductual:

- Cambio en el sistema perceptual de los sentidos (modificación de la forma de captar información del medio)

- Disminución de los umbrales sensoriales aumentando la capacidad de percibir estímulos

- Acciones e inhibiciones motoras, movimiento del cuerpo

VUELTA A LA NORMALIDAD TRAS UNA EXPERIENCIA TRAUMÁTICA


Tras sufrir una experiencia traumática, como un accidente o catástrofe, pasa un tiempo hasta que la persona es capaz de empezar a reorganizar su vida. Hay muchos factores que pueden favorecer o entorpecer la readaptación del sujeto, entre ellas se encuentran:

Sus estrategias de afrontamiento: el afrontamiento es el esfuerzo cognitivo y conductual que realiza el sujeto para hacer frente a una situación estresante. Hay formas de afrontamiento que son útiles, mientras que otras pueden contribuir al mantenimiento de la situación dolorosa

El grado de confrontación: cantidad y calidad de acciones dirigidas a la superación de la situación


TRATAMIENTO DE LAS PESADILLAS EN EL TRAUMA

La psicoterapia cognitivo-conductual es el tratamiento de elección en el tratamiento de las pesadillas originadas por una situación traumática.



El enfoque conductual sugiere que los síntomas del TEPT surgen tanto del aprendizaje del miedo durante el trauma, a través del condicionamiento clásico, como del mantenimiento del aprendizaje de evitación de las situaciones-estímulo, condicionadas a través del condicionamiento instrumental.

En condiciones normales, las situaciones vividas en la vigilia son interpretadas de acuerdo con los esquemas cognitivos de cada persona, pero cuando el individuo se enfrenta a una situación traumática, como un evento amenazante para la vida o el bienestar de sí mismo o de otra persona, no se logra integrar la experiencia de una forma adecuada, ya que no existen esquemas cognitivos para dicho suceso.


LA FATIGA POR COMPASIÓN EN PERSONAL DE ASISTENCIA EN CATÁSTROFES



la fatiga por compasion produce un cuadro de estres postraumático
La fatiga por compasión o desgaste por empatía, es un cuadro psicopatológico que afecta a voluntarios y profesionales del rescate tras el trabajo continuado con personas afectadas por una catástrofe. En algunos casos, si no es tratado, puede generar un Trastorno de Estrés Postraumático.


Los profesionales más vulnerables a desarrollar este cuadro son psicólogos, enfermeros, bomberos, policías, médicos, voluntarios, etc.

QUÉ SON LOS TRASTORNOS DISOCIATIVOS

La característica esencial de los trastornos disociativos consiste en una alteración de las funciones integradoras de la conciencia, la identidad, la memoria y la percepción del entorno. Esta alteración puede ser repentina o gradual, transitoria o crónica.


El DSM IV recoge los siguientes tipos:

- La amnesia disociativa se caracteriza por una incapacidad para recordar información personal importante, generalmente de naturaleza traumática o estresante, que es demasiado amplia para ser explicada por el olvido ordinario.

SUCESO TRAUMÁTICO Y DISOCIACIÓN

el trastorno de estres postraumatico a menudo produce estados disociativosLa disociación es un fenómeno postraumático: Los síntomas disociativos están incluidos en la descripción clínica del Trastorno por Estrés Postraumático tanto en la DSM-IV como en la CIE-10. 


Y aunque los trastornos disociativos no estén clasificados cerca del Trastorno por Estrés Postraumático, muchos autores los consideran los dos extremos de lo que ha dado en llamarse el “Espectro Postraumático” en el que también estarían incluidos los Trastornos de Personalidad Límite. Numerosos estudios avalan que los Trastornos Disociativos, y en especial el Trastorno de Identidad Disociativo, son el resultado de traumas psicológicos graves y repetidos, que se inician generalmente en la infancia





Trauma y disociación están conectados. El trauma ocurrido en la infancia se ha asociado con pato

CUANDO LA DISOCIACION ENTRA DENTRO DE LA NORMALIDAD

La disociación describe un estado en el que se produce la desconexión entre cosas generalmente asociadas entre sí.



Cuando una persona está en un estado disociativo, no logra integrar su propia identidad con la consciencia, existiendo una falta de conexión entre su pensamiento, memoria y sentido de la realidad personal con lo que sucede en su entorno.


Cuando la disociación se basa en la falta de capacidad de sentir ninguna emoción ante una experiencia que comúnmente supondría una reacción afectiva, hablamos de embotamiento afectivo, y es común ante una situación de gran carga emocional y completamente inesperada, que hace que la persona no sea capaz de integrar la realidad con su propio sentimiento. Esto sucede de una forma común en situaciones de estrés traumático, en el que la situación es dramática e inesperada, y la persona no es capaz de asimilarla a nivel consciente.